Adios 2014, es algo personal.

Hoy me tomo la licencia de contaros algo personal, es el final de un pequeño ejercicio de evaluación, meditación y evolución personal. A veces es bueno sacar algunas cosas y decirlas en voz alta para que calen bien en nuestro interior.

La semana pasada no fue muy buena, poco a poco se fue cargando de momentos agridulces que más tarde se tornaron agriamargos y llegaron a ser amargos, muy amargos. Por ello no estuve activa en el blog, en las redes sociales y en mi vida real.

Durante esa semana me planteé muchas cosas, algunas típicas de las fechas que se acercan, otras profesionales y también personales. Tras muchas vueltas conseguí descubrir el camino para mantener la felicidad que el peque me transmite cada momento que me mira.

En general el periodo de la Navidad no es de mis favoritos, en mi familia nunca han sido las fechas más tranquilas, ni donde el ambiente se carga de energía positiva, amor ni comprensión. Los desacuerdos más simples se convierten en barreras infranqueables. Y este año mi hermano no vendrá a pasar las fiestas, le echo mucho de menos.

En lo profesional también cierro el año con altibajos, sigo con el intento de ser emprendedora. Ahora estoy asimilando los errores y  reconduciendo mis actividades. E ilusionada con un nuevo proyecto que esperemos vea la luz en Enero.

En lo personal, lo más difícil de tratar y meditar. Sólo soy capaz de deciros que la luz de mi vida es mi peque, que no soy ni quiero ser una superwoman y que la felicidad de la pareja es cosa de dos (algo obvio, pero que a veces se me olvida)

Con las pilas cargadas e inminentes minicambios afronto lo que queda de año.

PD: Chimpún!!!!( nota de humor :))
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...