ALIMENTACIÓN



Un pilar básico en el crecimiento de nuestros hijos es su alimentación. Desde su nacimiento la leche (ya sea de fórmula o pecho) es su único alimento, pero desde los 4 meses ya se empiezan a introducir los cereales, luego la fruta, verduras, carnes, pescados, huevo.




Al principio parece fácil, sobre todo si son buenos comedores y se enganchan bien al pecho o biberón, pero al introducirle los nuevos alimentos pueden empezar a surgir problemas como alergias, por ello es importante introducirlos poco a poco para poder distinguir que producto causó la alergia, si es el caso.
También empiezan a distinguir entre los sabores nuevos y a decantarse por unos u otros. Dicen que a los niños que toman pecho les suelen gustar más los alimentos que tomó la madre durante la lactancia, por aquello de que ya los saborearon (en cierta medida). Así que habrá alimentos que no les gusten y nos toque esforzarnos más para que los tomen. Ya sea enmascarándolos con otros que si les gusten cuando hacemos los purés, calentando más o menos la fruta…..
Es más recomendable los purés caseros que los potitos, ya que en los primeros podemos controlar las cantidades y variedades de los alimentos y los segundos suelen ser más dulces y con texturas más finas, sensaciones que costará más igualar al introducir nuevos alimentos.

Otro cambio importante es el paso de los purés a entero, ahora no sólo el sabor es importante sino también la textura. Para ayudarles a disfrutar del momento podemos decorar los platos, que vean mucho y distintos colores, la llamada cocina creativa, en internet podemos encontrar muchas recetas e ideas tanto para el desayuno, comida o merienda.
Desayunar, comer o cenar con ellos es otro método para que coman mejor, así ven que todos comemos lo mismo aunque algunas cosas gustan más que otras.
Hay que tener en cuenta que es mejor poner poca cantidad en el plato y que repitan si quieren más, a que vean mucha cantidad y tengamos que llegar al “bueno, pues te comes sólo esto y esto otro no”, ya que hay que enseñarles que se come todo lo que hay en el plato (sin llegar a extremos, claro).
Ir con ellos a la compra, ayudar a guardar las cosas en la nevera o alacena, cocinar con ellos… son otras actividades cotidianas que podemos hacer para que disfruten en este proceso.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...