Primeros pasos


Recordando que la estimulación es importante desde el nacimiento, hoy nos centraremos en la estimulación para desarrollar el control postural y equilibrio al estar de pie, teniendo en cuenta que cada niño tiene su ritmo.



Cuando el peque comienza a mostrar interés por los objetos que están en niveles más altos que él, es el momento para ayudarle a superar esas barreras.
Muchos de los peques gatean antes de ponerse a andar, pero no todos, así que algunos tienen más facilidad para ponerse de rodillas y apoyándose en el mueble consiguen alzarse. Lo que podemos hacer para incentivar este movimiento es estimularle con un objeto muy deseado, para que quiera cogerlo y por tanto realizar ese esfuerzo.
Al conseguir levantarse apoyándose en el mueble el siguiente paso es tener la pared como apoyo y por último lo hará sólo.
Tras conseguir erguirse, es recomendable que intente dar algún pasito y poco a poco cogerá confianza y le será más fácil y estará más motivado para querer andar, primero con apoyos y luego sin ellos.
Al avanzar con estos ejercicios tomará como juego agacharse y levantarse, esto le ayudará a reforzar su tono muscular y equilibrio, en el tronco y extremidades inferiores.
Otro avance relacionado con querer estar de pie, es intentar subir escaleras gateando. Es una actividad muy recomendable, no solo para mejorar su motricidad, sino también para reforzar su autonomía, visión, equilibrio, coordinación... la mejor postura para ello es poner un brazo en el escalón superior y la rodilla contraria en el escalón a subir.
Según avance su motricidad bajará y subirá las escaleras, primero agarrándose en los barrotes de la barandilla con las dos manos y poniendo los dos pies en el mismo escalón, luego alternando los pies y más tarde se agarrará con una mano o en la barandilla(según su altura). También veremos un mayor interés en querer subir y bajar solo del sillón o en lugares similares.


Tras realizar cada logro es muy importante un refuerzo positivo, esto también forma parte de la estimulación.
Los refuerzos no deben ser sólo materiales como chucherias, juguetes…, igual de importantes son los besos, abrazos, salidas al parque en familia…
Y os recuerdo que la comida no es un refuerzo muy recomendable.


      ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ BIEN HECHO !!!!!!!!!!!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...